Contar con una estrategia no basta.  Hay que implantarla. 

Todas las organizaciones deben materializar su estrategia en objetivos y metas significativas que, siendo claras, alcanzables, cuantificables y medibles; además deben ser facilmente comunicables a la organización para que puedan ser asumidas y compartidas por todos sus miembros, y poder llevar a cabo su gestión.

Los sistemas y herramientas que permiten esta gestión (cuadros de mando, direcciones por objetivos, etc.) constituyen elementos a través de los cuales se dirigen eficaz y eficientemente las organizaciones.

Trabajamos con Ud. para construir esas herramientas de manera coherente y alineada con su estrategia para garantizar la consecución de los objetivos que se marque.

¿Qué es lo importante para su organización? 

Reflexionar para poner foco en lo realmente importante para el negocio, identificarlo, medirlo y asegurarse de que toda la organización (a todos los niveles) lo entiende, lo comparte y se compromete con ello; así como seguir y evaluar los logros que se vayan consiguiendo en cada momento, son una garantía de que la organización será cada día más eficaz.

Porque si su personal conoce lo que debe conseguir y cree en ello, la organización conseguirá alcanzar sus objetivos.

Llámenos y le ayudaremos en este proceso en el que la objetividad es básica.

¿Qué conseguimos para su organización?

Tras la intervención de Gesempor Consulting contará con las siguientes herramientas de gestión:

No todo el mundo contribuye igual a los resultados de las organizaciones.

El desempeño individual y colectivo es un factor fundamental en el desarrollo de las organizaciones.

Su medición resulta incluso una práctica saludable y un elemento de salud organizativa; y nos permite discriminar aquellos desempeños que resultan excelentes y que sobresalen en el conjunto de la organización.

Medir es la única manera que tenemos para conocer nuestra situación. 

Cada una de las áreas o departamentos de la organización deben contar con objetivos propios, ligados a sus responsabilidades y acordes a su aportación.

Estos objetivos deben estar alineados con los objetivos generales de la organización, pero además deben recoger lo específico de cada ámbito y deben permitir medir el desempeño individual y/o colectivo en dichos ámbitos.

Sólo un 10% de las empresas que formulan y formalizan su estrategia consiguen implantarla con éxito.

El funcionamiento de la organización y el talento de las personas deben alinearse con los objetivos estratégicos; para ello se debe articular un Sistema de Gestión que traduzca las prioridades estratégicas en indicadores, que permitan la implantación de la estrategia y la consecución de la cultura idónea. 

Este sistema de gestión es el Cuadro de Mando de la organización:   Identificar - Comunicar - Medir - Evaluar

¿Hace cuanto que no revisa sus sistemas de fijación, seguimiento, medición y evaluación de objetivos?

¿Su organización consigue eficientemente  sus objetivos?  

¿De qué manera ha cambiado su mercado?

¿Sus sistemas de gestión han evolucionado al mismo ritmo?

Quizás sea hora de dedicar algo de tiempo y recursos a mejorarlos. Y nada mejor que comenzar por auditarlos para conocer sus puntos fuertes y sus debilidades.

¿Se ha preguntado alguna vez si vender una unidad de su producto o servicio tiene las mismas dificultades y requiere el mismo esfuerzo por parte del vendedor en todas las zonas o áreas geográficas?   

El nivel de esfuerzo vendrá condicionado por distintas variables exógenas a la organización. Su determinación evitará frustraciones inútiles en sus gestores comerciales y en su personal de venta.